Nuestra Señora de Malvinas

martes, 12 de diciembre de 2017

sábado, 2 de diciembre de 2017

Amar la patria es el amor primero y es el postrero amor después de Dios


Canción del amor patrio

Amar la patria es el amor primero
y es el postrero amor después de Dios;
y si es crucificado y verdadero,
ya son un solo amor, ya no son dos.

Amar la patria hasta jugarse entero,
del puro patrio Bien Común en pos,
y afrontar marejada y viento fiero:
eso se inscribe al crédito de Dios.

Dios el que no se ve, Dios insondable;
de todo lo que es Bien, oscuro abismo,
sólo visible por oscura Fe.

No puede amar, por mucho que d’Él hable
del fondo de su, gélido egoísmo,
quien no es capaz de amar ni lo que ve.
Leonardo Castellani

jueves, 30 de noviembre de 2017

Gloria eterna a los 44 nuevos héroes de Argentina, los tripulantes del submarino ARA San Juan


Con profundo dolor se confirma, de manera oficial, 
lo que podía ser una de las más trágicas posibilidades: que 
los tripulantes del ARA San Juan
ya no están vivos.
Con el alma estrujada por el dolor, sin embargo damos gracias a Dios, ya que esto significa que Nuestra Amada Patria Argentina
tiene 44 Nuevos Héroes, 
que se suman a los Héroes que combatieron en las Invasiones Inglesas, en Obligado, en la lucha contra el marxismo, en Malvinas...
Sus cuerpos descansan en las profundidades del Mar Argentino,
pero sus almas, desde el cielo, "hacen guardia junto a las estrellas" y, unidos al Ángel Custodio de Argentina, bajo las órdenes del Rey de ángeles y hombres, Cristo Jesús, y de la Reina de cielos y tierra, Nuestra Señora de Luján, velan por nuestra Patria, acechada hoy más que nunca por innumerables enemigos internos y externos.
¡Gloria eterna a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan!
¡Viva la Patria! 

A continuación, brindamos el comunicado oficial del Ministerio de Defensa y la Armada Argentina.

Comunicado del Ministerio de Defensa y la Armada Argentina - Finalización del operativo de búsqueda y rescate del submarino ARA "San Juan" - se inicia fase de búsqueda
Se da por terminada la fase de búsqueda y rescate al haberse agotado completamente las posibilidades de rescatar con vida a la tripulación del ARA "San Juan", dicha fase de búsqueda y rescate se prolongó más de el doble de días en que se podía esperar una posibilidad de sobrevida de la tripulación o de parte de la misma.
A partir de este momento se entra en la fase de búsqueda, o sea el objetivo es únicamente poder localizar la ubicación exacta del ARA "San Juan" en el lecho marino.
Ofrendaron su vida por la Nación y en acto de servicio:
Capitán de fragata Pedro Martín Fernández (comandante de la unidad)
Capitán de corbeta Jorge Ignacio Bergallo
Teniente de navío Fernando Vicente Villareal 
Teniente de navío Fernando Ariel Mendoza
Teniente de navío Diego Manuel Wagner
Teniente de navío Eliana María Krawczyk
Teniente de navío Víctor Andrés Maroli
Teniente de fragata Adrián Zunda Meoqui
Teniente de fragata Renzo David Martín Silva
Teniente de corbeta Jorge Luis Mealla
Teniente de Corbeta Alejandro Damián Tagliapetra 
Suboficial Principal Javier Alejandro Gallardo
Suboficial Primero Alberto Cipriano Sánchez
Suboficial Primero Walter Germán Real
Suboficial Primero Hernán Ramón Rodríguez
Suboficial Primero Víctor Hugo Coronel
Suboficial Segundo Cayetano Hipólito Vargas
Suboficial Segundo Roberto Daniel Medina
Suboficial Segundo Celso Oscar Vallejos
Suboficial segundo Hugo Arnaldo Herrera
Suboficial segundo Víctor Marcelo Enríquez
Suboficial segundo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez
Suboficial segundo Daniel Adrián Fernández
Suboficial segundo Luis Marcelo Leiva
Cabo principal Jorge Ariel Monzón
Cabo principal Jorge Eduardo Valdez
Cabo principal Cristian David Ibáñez
Cabo principal Mario Armando Toconas
Cabo principal Franco Javier Espinoza
Cabo principal Jorge Isabelino Ortiz
Cabo principal Hugo Dante Cesar Aramayo
Cabo principal Luis Esteban García
Cabo principal Sergio Antonio Cuellar
Cabo principal Fernando Gabriel Santilli
Cabo principal Alberto Ramiro Arjona
Cabo principal Enrique Damián Castillo
Cabo principal Luis Carlos Nolasco
Cabo primero David Alonso Melián
Cabo principal Germán Oscar Suárez
Cabo primero Daniel Alejandro Polo
Cabo principal Leandro Fabián Cisneros
Cabo principal Luis Alberto Niz
Cabo principal Federico Alejandro Alcaraz Coria 
Cabo segundo Aníbal Tolaba


viernes, 24 de noviembre de 2017

Cuando ocurren tragedias como la del ARA San Juan

      


      Cuando ocurren tragedias como la del ARA San Juan, es necesario que todo el país, toda la Nación –en este caso, Argentina-, además de elevar oraciones al Altísimo por las almas de los compatriotas fallecidos, reflexione y recapacite acerca de qué es lo que llevó a semejante tragedia. En caso contrario, se corre el riesgo de repetir, en breve tiempo, otra tragedia de igual signo o incluso peor.
         ¿Por qué se llegó a esta situación?
         Podríamos decir, más allá de los hechos puntuales de corrupción y de abandono de una política de Estado que considere a las Fuerzas Armadas en su conjunto como la columna vertebral de la Nación –de lo cual rendirán cuentas ante Dios y ante los hombres, algún día, sus responsables-, debemos decir que se llegó a este estado por el abandono, el rechazo, el olvido, o la suplantación por equivalentes ideológicos –y por lo tanto, patológicos-, de la idea y de la noción misma de “Patria”.
         ¿Qué es la Patria? ¿Debemos amarla hasta dar la vida? Si es así, ¿por qué? La respuesta a estos interrogantes puede ayudarnos a construir un futuro mejor que el presente para los argentinos.
         La Patria es, para un católico, un don de Dios, un regalo de Dios; está representada en la Bandera Nacional que, en nuestro caso, se identifica y se fusiona con el Manto de la Inmaculada de Luján, pues el General Belgrano se inspiró en la Virgen de Luján para dar los colores a la Enseña Nacional. La Patria abarca mucho más que el territorio físico, geográfico, de la Nación. Es un concepto y una realidad espiritual, que trasciende lo meramente material. La Patria es la “tierra de nuestros padres”, la tierra que nos legaron nuestros padres, pero en la Patria están comprendidas, además de la extensión geográfica, la historia en común de un pueblo, sus tradiciones, su lengua, su religión. En nuestro caso, en los orígenes de nuestra Patria, está la Religión Católica, Apostólica y Romana, porque la Patria Argentina decretó su Independencia el 25 de Mayo de 1810 en un acto de asunción soberana de su derecho de auto-gobierno y como muestra, al mismo tiempo, de fidelidad al Rey de España, sin renegar nunca ni de sus orígenes hispanos ni de su religión católica, y firmó su Independencia en el Congreso de 1816 a los pies del Cristo de los Congresales; en los orígenes de nuestra Patria están el idioma español y la cultura española, como dones de la Madre Patria, España; están el Ejército y las Fuerzas Armadas, como elementos de Defensa Nacional, que posibilitaron la unidad nacional frente al intento de canibalización de los enemigos de la Patria –el Combate de Obligado es un ejemplo de cómo los enemigos anglo-franceses, de no oponérseles resistencia, se habrían apropiado de estas tierras-; está la Madre de Dios, la Virgen de Luján, como signo indiscutible de que la Virgen es la Dueña y Patrona de esta Patria Argentina, porque la Bandera Nacional, que nos identifica a los argentinos en cualquier parte del mundo, está tomada, como dijimos, de su manto celeste y blanco; están los habitantes nativos de estas tierras, que al igual como sucedió en el resto del continente americano conquistado y evangelizado por los españoles, se fusionó con la raza española, para dar lugar a innumerables razas y etnias locales, en lo que constituye un ejemplo único en el mundo de fusión de razas de forma pacífica y amistosa.
         Cuando suceden tragedias como la del ARA San Juan –en memoria de cuyos tripulantes estamos celebrando esta Santa Misa-, es necesario, como hemos dicho, además de elevar oraciones al Altísimo –la oración más grande es la Santa Misa, en la que el mismo Hombre-Dios eleva nuestras peticiones al Padre por medio de la renovación incruenta del sacrificio de la cruz-, reflexionar acerca de la realidad de la Patria y de sus orígenes fundacionales, para regresar a ellos, sobre todo, la Cruz y el Manto de la Virgen de Luján, para ser conducidos por ellos a la Patria celestial, la Jerusalén del cielo, de la cual la Patria terrena –parafraseando a José Antonio Primo de Rivera, la Patria es “unidad de destino en lo trascendente”[1]- ha de ser un anticipo en el tiempo. Y es necesario también, en medio del dolor, y con el corazón desgarrado por el dolor, dar gracias a Dios, porque a los innumerables Héroes de la Patria Argentina –los que cayeron en Malvinas, los que combatieron a los Ingleses, y tantos otros más, que lucharon hasta dar la vida contra ideologías intrínsecamente perversas-, se acaban de sumar cuarenta y cuatro héroes más. Y sin son héroes, porque dieron sus vidas por amor a la Patria, algún día serán declarados santos, porque el que da la vida por la Patria, da la vida por Dios, que es Quien nos la regaló.



[1] Cfr. José Antonio Primo de Rivera, Discurso de Fundación de Falange Española, pronunciado en el Teatro de la Comedia de Madrid, el día 29 de octubre de 1933.

Laus Deo! La Patria Argentina tiene 44 nuevos héroes


Gloria eterna a los 44 héroes marinos del ARA San Juan, 
caídos en el cumplimiento de su deber.
Que sus cuerpos descansen en paz en el fondo del mar, 
y que sus almas, desde el cielo, ante el trono de Dios, 
intercedan por nuestra Patria.

lunes, 20 de noviembre de 2017

El Combate de Obligado, alma del Nacionalismo Argentino


         El 20 de Noviembre de 1845, las tropas argentinas se enfrentaban a lo que en ese entonces era el más poderoso ejército del planeta, la coalición anglo-francesa. Carentes de medios militares, y en todo caso, con medios militares inferiores en condiciones a los de los invasores, los argentinos, animados por un ardiente amor a la Patria, derrotaron a los invasores anglo-franceses, dando así origen a una de las más grandes gestas patrióticas de las que la Nación Argentina puede enorgullecerse.
         Los piratas anglo-franceses, contra todo derecho, y pretendiendo avasallar la soberanía nacional, pretendían ingresar, por la fuerza, a través del río Paraná, para dirigirse a Corrientes y Paraguay. El General Brigadier Don Juan Manuel de Rosas, ejerciendo el legítimo derecho de defensa, impidió semejante ultraje a la dignidad de la Patria, determinando, primero, la prohibición para los extranjeros, de navegar libremente por los ríos argentinos, y luego, ordenando la defensa de la Vuelta de Obligado.
         Si bien desde el punto militar los invasores de la Patria lograron imponerse, superando la heroica resistencia de los argentinos al mando de Lucio V. Mansilla, sin embargo, a pesar de esta derrota en lo militar, el Combate de Obligado se convirtió, desde entonces, y junto a otras gestas patrióticas, como la Declaración de la Independencia, el Cruce de los Andes, la Batalla de Malvinas, y otros hechos más, en la esencia del Nacionalismo Argentino, entendido este como el amor a la Patria católica e hispana, amor debido por ser la Patria un don de Dios.
         Hoy, nuestra Patria se ve acechada por numerosísimos enemigos externos e internos, mucho más poderosos que el enemigo anglo-francés de Obligado, y el agravante es que este enemigo no solo es inmensamente superior en armas -como los ingleses usurpadores apostados en Malvinas-, sino que han logrado, de un modo verdaderamente astuto, desarmar casi por completo a la Patria, desactivando aquello que le permitió a la Patria vencer en Obligado, aún en desventaja militar, y es precisamente el amor a la Patria.

         En nuestros días, cientos de miles de jóvenes argentinos vibran con pasión por falsos héroes y se alegran o entristecen por los colores de un equipo de fútbol o por el emblema de un partido político, y no por el Manto de la Inmaculada de Luján, esto es, la Bandera Nacional Argentina. Hoy, cientos de miles de jóvenes argentinos son adiestrados en ideologías contrarias al amor patrio -ideologías intrínsecamente perversas, como el comunismo y el liberalismo-, con el resultado que vemos en la actualidad, que es el de jóvenes valiosísimos  en todo aspecto, pero que adiestrados ideológicamente por siniestras y astutas mentes, se encaminan detrás de falsas banderas -ideologías políticas del signo que sean-, cuando no pierden sus vidas y sus energías defendiendo los colores de un club de fútbol, sin cultivar nunca el amor a la Patria. Así, la Patria se encuentra prácticamente inerme, frente a sus enemigos externos e internos, que ven con regocijo cómo Argentina está desarmada físicamente -no tiene prácticamente Fuerzas Armadas-, pero ante todo, viendo cómo está desarmada mental y espiritualmente, pues falta, en la gran mayoría de los jóvenes de hoy, el amor a la Patria que encendió los corazones de los Héroes de Obligado. Una triste comprobación de esto es el hecho de que, ante la trágica posibilidad de la muerte de los cuarenta y cuatro tripulantes del submarino ARA San Juan, la gran mayoría del país parece indiferente ante semejante tragedia. Que la Virgen de Luján, Patrona y Dueña de la Patria, interceda ante el Dueño de la Patria Argentina, Nuestro Señor Jesucristo, y que por medio de María y con el auxilio del Ángel Custodio de Argentina, se despierte en las jóvenes generaciones de argentinos un ardiente amor a la Patria, el mismo amor que encendió los corazones del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas, de Lucio V. Mansilla y de los soldados argentinos que en Obligado se opusieron con valentía y firmeza al invasor anglo-francés. Sólo con el auxilio divino, podrá nuestra Patria vencer a sus mortales enemigos, externos e internos, que la acechan cada día con mayor y más atrevida perfidia.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Oremos por los tripulantes del submarino "San Juan"




Que Dios Nuestro Señor se apiade de los tripulantes argentinos del submarino "San Juan", y que por intercesión de Nuestra Señora Stella Maris y con el auxilio del Ángel Custodio de Argentina, sean hallados sanos y salvos, para que puedan regresar a sus hogares. Amén.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Día de la Tradición


         En el Día de la Tradición, 10 noviembre, los argentinos recordamos el nacimiento de José Hernández, poeta, escritor, político, periodista y soldado, activo militante del federalismo provinciano y creador de “El gaucho Martín Fierro”[1].
         ¿Por qué se elige este día para celebrar la Tradición? Se elige este día en su honor porque José Hernández luchó en forma activa no solo para describir al verdadera y único Ser Nacional Argentino –cuya representación más legítima es el gaucho-, sino que también luchó contra el liberalismo masónico de Mitre y Sarmiento, que con el pretexto de “europeizar” nuestras tierras, no dudaron en adoptar políticas e ideologías contrarias a la Patria y a nuestro Ser Nacional (la Masonería y el Liberalismo son tan contrarias a nuestro Ser Nacional, como el comunismo marxista). Luchó también por una concepción de Patria en la que todas las provincias fueran una sola entidad soberana –la Confederación Argentina, en la que el factor de unidad habría de ser “el destino en lo trascendente” que es la Patria, al decir de José Antonio Primo de Rivera- y no meros feudos serviles del unitarismo liberal porteño, brazo político e ideológico de la masonería anglo-francesa. Así es como combatió en las batallas de Cepeda y Pavón en el bando de la Confederación Argentina, y en las filas de Ricardo López Jordán en defensa de la provincia de Entre Ríos contra la ocupación porteña. Además, José Hernández fue diputado y senador bonaerense, defendió la federalización de la ciudad de Buenos Aires en un memorable debate con Leandro N. Alem, y fue también senador nacional, impulsando la creación del Club Industrial y la sanción de una legislación proteccionista que alentara la industrialización nacional[2]. Fue además el creador de una de las más memorables obras de la literatura argentina, en donde florece el Ser Nacional Argentino, “El gaucho Martín Fierro”; fue autor también de “Vida del Chacho”, “Instrucción del estanciero”, “Las islas Malvinas”, “Los treinta y tres orientales” y fundador y director de los periódicos El Argentino, de Paraná, y El Río de la Plata, de Buenos Aires, desde los cuales combatió incansablemente la política entreguista y anti-nacional de Mitre y Sarmiento (es públicamente conocido el desprecio de Sarmiento por el gaucho, y fue por su traición que la Argentina perdió la mitad del territorio patagónico, ahora en manos de un país que nos traicionó en la Batalla de Malvinas, Chile). José Hernández describe nuestro Ser Nacional, herido por la usurpación ilegítima de las Islas Malvinas por parte del pirata inglés. Falleció el 21 de octubre de 1886.
         ¿Qué está comprendida en la Tradición? Como hemos dicho, lo que se celebra en este día es el Ser Nacional Argentino, descripto de manera formidable por José Hernández en el Martín Fierro. El gaucho, producto del mestizaje entre los conquistadores españoles y los habitantes de este lugar, afincado en los parajes más profundos de la Patria, trabajador incansable del campo, motor de la economía y de la cultura del país, es el representante más fiel de nuestra Tradición. No somos europeos –aunque tenemos ascendencia europea-, ni somos indígenas –aunque tenemos ascendencia indígena-: somos argentinos, descendientes de España, nacidos en América, por nuestras venas corre sangre hispana e indígena, hablamos el español, con el que nombramos a Jesucristo, Nuestro Dios y Señor, porque profesamos la Religión Católica, don inestimable de la Madre Patria España, y luchamos por la Restauración de la Patria en su integridad espiritual (que Cristo reine en los corazones de los argentinos), moral (los Mandamientos de la Ley de Dios sean los que guíen a Nuestra Patria) y territorial (recuperación de las Islas Malvinas). Esto es lo que celebramos en el Día de la Tradición.
        



[1] Cfr. https://www.elpatagonico.com/por-que-se-celebra-el-dia-la-tradicion-n3048676
[2] Cfr. ibidem.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Una capilla franciscana de 1768 en Malvinas, otra prueba de la soberanía de Argentina en las islas

El plano de una capilla, el nuevo documento que prueba la soberanía argentina sobre las Islas

El plano de una capilla, el nuevo documento que prueba no solo la soberanía argentina sobre las Islas, 
sino también la condición de Inglaterra como Nación de usurpadores y piratas.


Un historiador encontró en el Archivo General de Indias de Sevilla los documentos de un plano de una construcción solicitada por el gobernador de Buenos Aires y de Malvinas en 1767; es la continuidad de las cartas reveladas en Infobae

Por Martín Dinatale 9 de noviembre de 2017
mdinatale@infobae.com

El plano de una capilla, el nuevo documento que prueba la soberanía argentina sobre las Islas
Los planos de una capilla de los franciscanos construida en 1768 y establecida en las islas Malvinas se sumarán –a partir de ahora– a otros documentos que la Argentina contará en sus archivos para ratificar el histórico reclamo por la soberanía de las islas del Atlántico Sur.

Dos días después de que Infobae publicara en exclusiva el hallazgo de tres cartas de 1767 que revelan un pedido para la construcción de una capilla en la isla Soledad, apareció otro documento que muestra la continuidad de aquellos oficios: en un escrito y un plano figura la concreción de la obra de la iglesia mandada a construir por el gobernador de Buenos Aires de aquel entonces Francisco Bucarelli y Ursúa a requisitoria de Felipe Ruiz Puente, primer mandatario de las Islas Malvinas.

El historiador argentino Roberto Colimodio se presentó ayer ante el senador radical de Mendoza Julio Cobos para exponerle los datos de un documento que está guardado en el Archivo General de Indias de Sevilla en España donde se revela la existencia de la capilla de los franciscanos en 1768, lo que otorga sustento a las cartas halladas por un coleccionista de identidad reservada cuyas iniciales son N.L.D  y de esta forma ratifica el predominio español en las islas de lo que luego sería el territorio argentino.

El documento está guardado en el Archivo General de Indias de Sevilla, en España

El documento está guardado en el Archivo General de Indias de Sevilla, en España

Con fecha del 22 de marzo de 1768, casi un año más tarde de los oficios anteriores, Felipe Ruiz Puente, gobernador de las Islas Malvinas, remitía a las autoridades de Buenos Aires el plano de la "Planta de la capilla provisional de los franciscanos establecidos en las Islas Malvinas", en cuyos márgenes el mandatario de las islas describía los estados de la construcción en diferentes momentos dando la fecha de envío del documento los últimos "remates a los interiores" de la Capilla.

Este documento demuestra que la correspondencia intercambiada entre el gobernador Ruiz Puente y su colega de Buenos Aires Bucarelli en 1767 no era sólo una expresión de deseos sino que se concretó materialmente en los hechos. El documento que encontró ahora el historiador Colimodio se encuentra en el portal PARES del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de España y físicamente en el Archivo General de Indias de Sevilla.

En la margen derecha del documento de 1768 se puede leer en letra cursiva el texto del entonces gobernador de Malvinas que sostiene: "Como este plano estaba hecho para ser remitido con la balandra, antes de haber venido con los socorros las fragatas Águila y Liebre, en aquel entonces por falta de materiales y aun de operarios estaba en la disposición que explica la primera nota. Pero ya al día de la fecha se hallan sus puertas y ventanas concluidas y se están rematando sus interiores, Malvinas 22 marzo 1768″.


A la vez, revela en su margen izquierda un título que dice "Plano de la Capilla provisional de las islas Malvinas". La explicación del texto sostiene abajo: "A.Capilla D.Sacristía B. Habitación de uno de los religiosos capellanes de estas islas C.habitación o celda de otro Capellan E.Cocina y habitación del criado F. Tabiques, que se deben poner de madera con sus correspondientes puertas".

Más abajo, el documento sostiene en la "1 Nota" que "esta capilla se halla concluida a excepción de las puertas, ventanas y tabiques que se denotan y por falta de correspondiente madera no se han podido rematar; sus paredes son de tapas, su cobertura de Espadaña y su altura contada desde el piso hasta el cieloraso de lona q se le debe poner 9 pies y 6pu".

Colimodio expresó a Infobae que "estos documentos muestran que el intercambio epistolar en 1767 entre el gobernador de Malvinas y el de Buenos Aires no fue puro cuento sino que se materializó con la construcción de la capilla".

Según este historiador, miembro de Academia Argentina de Historia y del Instituto Sanmartiniano, hay otros documentos del Archivo de Indias que revelan que en 1811 la capilla de los franciscanos en Malvinas se incendió y que el 28 de noviembre de 1816 un piloto de la Armada española, Gabriel Francisco de la Quintana, la vio incendiada.

Por su lado, y ante la consulta de este medio, el senador Cobos destacó que ya le envió una nota a la Cancillería para que se lleve adelante el pedido formal al Archivo de Indias para que el Estado argentino obtenga una copia certificada de los documentos que revelan el plano de la capilla de Malvinas. "Se entiende que estos documentos enriquecerán la historia argentina y su vinculación directa de soberanía con las islas Malvinas. Son documentos que sustentan mucho más el reclamo del territorio que primero fue español y tras la independencia de Argentina", planteó el legislador radical.

Desde la Cancillería explicaron a Infobae que "la copia certificada de los documentos obra en poder del Ministerio de Relaciones Exteriores y se sumarán al acervo histórico de la Cancillería y serán tenidos en cuenta junto a otros documentos históricos del mismo tenor y que corroboran la ocupación efectiva española de las islas Malvinas". 


¡MALVINAS ARGENTINAS POR SIEMPRE!


Los documentos que entregó Cobos al canciller Jorge Faurie -y de los que el presidente Mauricio Macri está al tanto- podrían ser parte de los nuevos reclamos de la Argentina ante Gran Bretaña. La ex canciller Susana Malcorra, al conocer los documentos fue más lejos: aseveró que estos hallazgos podrían incluso torcer el voto de varios países en favor de la Argentina en el Comité de Descolonización de la ONU.

El primer documento que reveló el domingo pasado Infobae está fechado en Buenos Aires el 18 de febrero de 1767 y es una carta del entonces gobernador bonaerense Francisco Bucarelli y Ursúa (expulsor de los Jesuitas) a Felipe Ruiz Puente, primer mandatario de las Islas Malvinas. El texto al que accedió Infobae, y que se halla bajo estricto resguardo en el Archivo General de la Nación, sostiene que desde Buenos Aires se enviarán ocho prisioneros "a ración y sin sueldo" como mano de obra para la flamante gobernación de las Malvinas, creada cuatro meses antes por orden del rey Carlos III. "Señor mío: con destino a servir en las Reales obras de las Islas Malvinas a ración y sin sueldo remito a Usted los individuos señalados en la adjunta relación para [que] disponga la conducción y permanencia allí de estos reos el tiempo de su condena", firmó el gobernador de Buenos Aires al tiempo que dio la lista de ocho presos.


El segundo documento es una carta fechada en Malvinas el 25 de abril de 1767 enviada por el gobernador de Malvinas Felipe Ruiz Puente a su par bonaerense Bucarelli y Ursúa. En esa misiva le explica la necesidad de levantar una capilla en Malvinas "para todo el pueblo, pues solo se cuenta con una muy precaria, con una imagen de San Luis". Y solicita a la vez "un pequeño sagrario o tabernáculo con su copón correspondiente y una imagen de la Advocación que V.E determinare para Patrono de esta posesión". Cabe destacar que el Puerto Soledad se bautizó como Saint Louis cuando fue descubierto por los franceses. Sucede que las islas luego fueron transferidas a la corona española por Francia.

Y el tercer documento hallado, que obra en poder del Estado en estos momentos, está datado en Buenos Aires el 2 de diciembre de 1767. También se trata de una carta dirigida por el gobernador de Buenos Aires al primer gobernador de Malvinas. Allí se sostiene que desde la capital argentina se enviarán los vasos sagrados y ornamentos para "erigir una nueva capilla en esa Colonia", así como una imagen de la Virgen de la Soledad para que sea declarada patrona de la población. Quizás esta sea la única pista para descubrir el origen del nombre de la Isla Soledad.

Ahora aparece el plano guardado en el Archivo General de Indias y se cierra toda la historia de esta capilla de los franciscanos de 1768 que en Malvinas le otorga a la Argentina una ratificación más de su soberanía en las islas.

LEA MÁS:

Documentos inéditos de 1767 ratifican la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas
(https://www.infobae.com/politica/2017/11/09/una-capilla-franciscana-de-1768-en-malvinas-otra-prueba-de-la-soberania-de-argentina-en-las-islas/)

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Documentos de 1767 reafirman la soberanía argentina en Malvinas


En realidad, los documentos no revelan nada nuevo, sino que confirman lo que todos sabemos: las Islas Malvinas fueron, son y serán argentinas, a pesar de la presencia de los infames usurpadores ingleses. 
Quiera Dios Nuestro Señor que veamos el día en el que los piratas ingleses se vayan de las Islas, no sin antes pedir perdón por tantos años de ilegítima ocupación del suelo patrio, y por tantos años de ofensa a Nuestra Amada Patria Argentina.
¡Ingleses, fuera de Malvinas! ¡Váyanse a la Inglaterra!



**Nota del Editor:
El presente artículo fue publicado por Infobae el día domingo pasado. Son documentos inéditos, pero los mismos no prueban nada nuevo. La soberanía de Malvinas, por herencia de España ya ha sido muchas veces probada y se cuenta con muchos otros medios probatorios. Estas tres cartas, se suman a ellos, no son “fundamentales” ni cambian el curso de la historia. Ni tampoco como se expresa en el artículo, estos documentos van a provocar cambio alguno en la política exterior. El agregado sobre Macri y lo que el canciller podría hacer en la ONU es falso. No hay ningún misterio. Estos documentos no cambian en nada. Por el contrario, a lo igual que los gobiernos del pasado, se prosigue entregando los recursos económicos de nuestras Islas al enemigo usurpador.**
Son tres cartas inéditas fechadas en 1767. Tres documentos escritos en español antiguo que incluyen un intercambio epistolar entre el primer gobernador de las Islas Malvinas y el entonces mandatario de Buenos Aires. Los tres escritos llegaron a manos del gobierno hace pocos días y revelan un hecho inusitado para la historia nacional: ratifican la soberanía geopolítica de la Argentina sobre las Islas Malvinas.
El presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el canciller Jorge Faurie ya fueron informados del tema. También esta al tanto el senador radical Julio Cobos, que fue quien ofició de nexo entre un coleccionista privado de obras históricas que dio con el hallazgo y el Estado argentino. El dato político más significativo de esta revelación histórica que pudo conocer  es que en el futuro inmediato, el Gobierno podría utilizar estos documentos como nueva base de sustentación para darle más sustento a la pelea en las Naciones Unidas por el reclamo de la soberanía argentina en las islas del Atlántico Sur.
El primer documento esta fechado en Buenos Aires el 18 de febrero de 1767 y es una carta del entonces gobernador bonaerense Francisco Bucarelli y Ursúa (expulsor de los Jesuitas) a Felipe Ruiz Puente, primer mandatario de las Islas Malvinas. El texto  que se halla bajo estricto resguardo en el Archivo General de la Nación, sostiene que desde Buenos Aires se enviarán ocho prisioneros “a ración y sin sueldo” como mano de obra para la flamante gobernación de las Malvinas, creada cuatro meses antes por orden del rey Carlos III. “Señor mio: con destino a servir en las Reales obras de las Islas Malvinas a ración y sin sueldo remito a Usted los individuos señalados en la adjunta relación para [que] disponga la conducción y permanencia allí de estos reos el tiempo de su condena”, firma el gobernador de Buenos Aires al tiempo que da la lista de ocho presos.



El segundo documento es una carta fechada en Malvinas el 25 de abril de 1767 enviada por el gobernador de Malvinas Felipe Ruíz Puente a su par bonaerense Bucarelli y Ursúa. En esa misiva le explica la necesidad de levantar una capilla en Malvinas “para todo el pueblo, pues solo se cuenta con una muy precaria, con una imagen de San Luis”. Y solicita a la vez “un pequeño sagrario o tabernáculo con su copón correspondiente y una imagen de la Advocación que V.E determinare para Patrono de esta posesión”. Cabe destacar que el Puerto Soledad se bautizó como Saint Louis cuando fue descubierto por los franceses. Sucede que las islas luego fueron transferidas a la corona española por Francia.

Y el tercer documento hallado, que obra en poder del Estado en estos momentos, está datado en Buenos Aires el 2 de diciembre de 1767. También se trata de una carta dirigida por el gobernador de Buenos Aires al primer gobernador de Malvinas. Allí se sostiene que desde la capital argentina se enviarán los vasos sagrados y ornamentos para “erigir una nueva capilla en esa Colonia”, así como una imagen de la Virgen de la Soledad para que sea declarada patrona de la población. Quizás esta sea la única pista para descubrir el origen del nombre de la Isla Soledad.
Por otra parte, las fuentes consultadas por Infobae para realizar esta investigación destacaron que entre los detalles importantes de las cartas, uno de los documentos menciona la enumeración de “reos” que fueron a trabajar ya que entre ellos sólo uno era de origen noble y de apellido Díaz. No sólo estos reos fueron a Malvinas, sino que comenzaron las primeras obras de la Capilla y está mencionado que fueron los Franciscanos quienes aportaron su asistencia espiritual al comienzo de dominio de la corona española. El documento está datado el 25 de Abril de 1767, la fecha del traspaso de dominio francés de las islas al reino español, y para los historiadores y el arco político, estos documentos revelan una posesión del territorio español, por lo que tras la independencia de la Argentina, pasó a ser la república poseedora de las islas Malvinas.



“La particularidad del documento es el uso de la palabra ‘Colonia’, calificativo de los Borbones, reinantes en esa etapa en la península Ibérica. Ese término es vital para reconocer a las islas como dependientes de una gobernación bonaerense, luego del Virreynato del Río de la Plata, más tarde de las provincias Unidas y por último de la Nación Argentina”, expresó el coleccionista privado que encontró los documentos y que se los donó al Estado. Por razones de seguridad, el anticuario prefirió denominarse con las iniciales N.L.D a fin de no revelar su identidad.
El Gobierno tiene conocimiento de estos documentos que ahora están en poder del Archivo General de la Nación. Una fuente calificada de la Casa Rosada admitió a Infobae que “hay altas posibilidades de que estas cartas puedan ser usadas para presentar en naciones Unidas como nuevos elementos de defensa de la soberanía de la Argentina en las islas Malvinas”.
Por otra parte, el senador Cobos destacó a Infobae que “los documentos recibidos tienen el valor histórico de que ratifican la posesión de las Malvinas por parte de lo que luego sería el territorio argentino y es un hecho que sin dudas marcará un antes y un después en la diplomacia”.
La ex canciller Susana Malcorra fue la que recibió el año pasado esta documentación, y la diplomática expresó en diálogo con Infobae que “los documentos hallados pueden llegar a tener un peso político muy fuerte”. Es que si el gobierno lleva esta documentación a las Naciones Unidas se podría modificar el voto de algunos países del Comité de Descolonización que hasta ahora estuvieron alineados con Gran Bretaña. Malcorra dijo que si se ratifica la autenticidad de esos documentos “el tema se torna interesante”.


El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) terminó de analizar científicamente los documentos inéditos para autentificar su identidad y reveló que son reales. Se realizaron “análisis cual/cuantitativo de fibras mediante la observación con micropio optimo (MO) y microfotografias”. El informe técnico al que accedió Infobae es el SOTN 18-5230. “Se tomaron muestras con algunos escasos milimetros cuadrados en zonas de reborde y sin escritura tratando de no afectar las dimensiones originales ni su aspecto”, dice el documento.
A su vez, el Archivo General de la Nación avaló esa documentación y la resguardó en su poder bajo llave. Ahora espera que el Gobierno tome el tema y se avance con el reclamo político ante Gran Bretaña en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas.
Desde la Fundación Nuestra Historia y la Confederación de Entidades patrióticas, Raul Eugenio Daneri dijo a Infobae que “la validez de estos documentos es que tienen el peso político de que el reclamo argentino sobre las islas ya se sustentaba desde 1767 y no hay dudas de esto”. La palabra de Daneri tiene un valor adicional: fue capital del Regimiento 7 de Infantería Coronel Conde que combatió contra el Reino Unido en las Malvinas en la guerra de 1982. Daneri acompañó a N.L.D en una parte del hallazgo.
¿Cómo llegaron a manos del gobierno los documentos que pueden hacer un ruido diplomático de gran envergadura con Gran Bretaña?



Según pudo reconstruir Infobae a lo largo de varios meses de investigación, N.L.D adquirió en marzo de 2015 estas tres cartas a un anticuario del microcentro porteño que desconocía el valor histórico de esos documentos. El coleccionista empezó a averiguar el origen y la validez de los documentos y una vez que tuvo la certeza de que tenía entre manos una gran historia se la llevó a Cobos, que lo recibió tras un acto que compartieron en el Senado por la conmemoración del hundimiento del Crucero General Belgrano.
“Recuerdo que al principio tuvimos muchas dudas de la autenticidad de los documentos”, sostuvo el senador de Mendoza. Pero con el tiempo las dudas se fueron disipando. De la mano de Cobos, el 21 de marzo del año pasado N.L.D le llevó los documentos a la entonces canciller Malcorra, luego accedió al tema el director del Archivo General de la Nación Emilio Perina y finalmente se recaló en el INTI para las pruebas científicas de las tres cartas.
Desde septiembre de 2016, los documentos fueron cedidos por N.L.D al Estado argentino y están bajo llave en el Archivo General de la Nación. Cobos informó del tema al jefe de Gabinete y al canciller Faurie que ya han avisado a Macri. El viernes pasado hubo una comunicación oficial del senador de Mendoza a Presidencia.

El coleccionista privado ya casi puede respirar tranquilo. No fue una aventura tan fácil. Recibió atentados en su domicilio y finalmente pudo salvar las cartas para donarlas al Estado. El 23 de noviembre presentará en sociedad esta documentación que hasta ahora eran secretos junto con la Fundación Nuestra Historia.


Luego le tocará el turno al Gobierno para avanzar en la batalla diplomática por las islas Malvinas. Los documentos que hoy se revelan pueden cambiar el curso de la historia.

(http://elmalvinense.com/2017/11/07/documentos-de-1767-reafirman-la-soberania-argentina-en-malvinas/)

El contenido de estas tres misivas demostraría que las islas Malvinas pertenecían al Virreinato del Río de la Plata, que fue una entidad territorial establecida por la corona española en América como parte integrante del imperio español, durante el reinado de Carlos III (1759-1788).


 Históricas cartas evidencian soberanía argentina sobre Malvinas
Descubren tres cartas, de finales del siglo XVIII, que ratifican la soberanía geopolítica de Argentina sobre las islas Malvinas en disputa con el Reino Unido.


Históricas cartas evidencian soberanía argentina sobre Malvinas

Estas cartas, que actualmente están bajo recaudo del Archivo General de la Nación argentina, fueron enviadas entre el gobernador bonaerense de ese entonces Francisco Bucarelli y Ursúa y Felipe Ruiz Puente, primer mandatario malvinense. 

En la primera carta, fechada el 18 de febrero de 1767, se solicita que desde Buenos Aires se enviaran a ocho prisioneros “a ración y sin sueldo” como mano de obra para la flamante gobernación de las Malvinas.

En la segunda, correspondiente al 25 de abril de 1976, se explica la necesidad de levantar una capilla en las Malvinas, por haber solamente una y en precaria condiciones con el fin de que el pueblo pudiera rezar.

Y por último, el tercer documento, del 2 de diciembre del mismo año, pide enviar desde la capital argentina los vasos sagrados y ornamentos para “erigir una nueva capilla en esa Colonia”.

Los tres documentos llegaron a manos del Gobierno argentino hace pocos días como donación de un coleccionista anónimo y, de confirmase su validez legal, ratificaría la soberanía geopolítica de Argentina sobre las islas Malvinas que actualmente está bajo dominio del Reino Unido que las llama en inglés ‘Falkland Islands’.

De acuerdo con fuentes cercanas al Ejecutivo del presidente Mauricio Macri, estas cartas podrían ser presentadas ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas como pruebas de la soberanía argentina sobre este territorio insular.

“Hoy es un día muy importante para la reivindicación de nuestros derechos soberanos irrenunciables sobre Malvinas”, manifestó el domingo Julio Cobos, senador por provincia de Mendoza, en un tuit, donde también expuso fotos de las cartas.


Si la disputa soberanista se tornara a favor de Buenos Aires en un futuro no muy lejano, ya no haría falta que la Cancillería argentina protestara ante el Reino Unido por sus maniobras militares en el área de las islas Malvinas.
(http://www.annurtv.com/nota/47872-historicas-cartas-evidencian-soberania-argentina-sobre-malvinas)

Un hallazgo podría cambiar para siempre la disputa sobre las Islas Malvinas
La disputa por la soberanía de las Islas Malvinas es una causa que nos une a todos los argentinos. No importa cuál sea el color político, el reclamo legítimo siempre estará presente en tanto el Reino Unido no acate las resoluciones de las Naciones Unidas que instan al diálogo entre los dos países.
Si bien cada nación tiene sus propias razones y argumentos con los que defender su postura, en las últimas horas el senador de la Unión Cívica Radical Julio Cobos anunció el hallazgo de unos documentos históricos que reforzarían la teoría de que las Malvinas son argentinas.
Los mismos son una serie de cartas que datan del año 1767, entre el por entonces Gobernador de Buenos Aires Francisco de Bucarelli y el primer gobernador de las Islas Malvinas, Felipe Ruiz Puente. Recordemos que, por entonces, ambos territorios eran dependencias de la corona española.
Estas correspondencias constituyen una prueba fundamental para el reclamo argentino. Una de ellas, por ejemplo, data del 25 de abril de 1767, fecha en la que se oficializó el traspaso de las islas del dominio francés al dominio español. Además, se refieren a las Malvinas como «colonia», es decir un territorio que dependía administrativamente de la gobernación de Buenos Aires.

Tras la Revolución de Mayo en 1810, las Provincias Unidas del Río de la Plata se basaron en el concepto de uti possidetis iure, el cual definía que las antiguas posesiones coloniales pasaban a ser parte del territorio de las naciones independizadas. En español: el nuevo gobierno heredaba todas las antiguas posesiones españolas, entre ellas las Malvinas.

Los documentos fueron encontrados por un coleccionista privado, que adquirió los papeles en 2015 en un anticuario porteño. Luego de unos meses de investigación en los que intentó validar su origen, el misterioso comprador (quien pidió permanecer anónimo) entregó los documentos al senador Julio Cobos.


Los autenticidad de los mismos ya fue verificada científicamente y ahora se encuentran bajo el poder del Archivo General de la Nación. Según los expertos, los mismos podrían añadirle un importante peso político al reclamo argentino en Naciones Unidas. ¿Será suficiente para cambiar el curso de la historia? Pronto lo sabremos.
(https://www.vix.com/es/mundo/192261/un-hallazgo-podria-cambiar-para-siempre-la-disputa-sobre-las-islas-malvinas)

lunes, 30 de octubre de 2017

24 de Mayo de 1982, hundimiento de la fragata HMS Antelope


Magnífica vista: 
24 de Mayo de 1982, 
hundimiento de la fragata HMS Antelope


lunes, 2 de octubre de 2017

Antes morir, que renegar de Dios o traicionar a la Patria.


Las mismas palabras de Lope de Vega dedicadas a la 
Madre Patria España 
-y que en estos momentos 
se aplican a los separatistas catalanes-
las hacemos nuestras y la aplicamos a Nuestra Patria Argentina.
Dios nos libre de la ignominia de ser traidores a la Patria.
Antes morir, que renegar de Dios o traicionar a la Patria.

sábado, 26 de agosto de 2017

Plegaria al Ángel Custodio de Argentina




¡Oh Santo Ángel Custodio de Argentina,
te rogamos, 
en Nombre del Rey de los Ángeles, 
Nuestro Señor Jesucristo,
y por la intercesión de la Reina de los Ángeles,
María Santísima,
que protejas y defiendas a Nuestra Patria 
y derrotes a sus enemigos,
internos y externos,
y que intercedas para que los argentinos,
unidos en el Amor de Dios 
que brota del Corazón traspasado 
del Dueño de la Patria,
el Hombre-Dios Jesucristo,
y cubiertos por el manto celeste y blanco
de la Patrona de Argentina,
la Virgen de Luján,
amemos a Nuestra Amada Argentina,
don inefable de Dios Uno y Trino,
hasta el punto de dar la vida
por Dios y por la Patria!
Amén.

jueves, 17 de agosto de 2017

General San Martín: "Robar es un delito, pero arruinar el País es traicionar a la Patria"


General Don José de San Martín, Padre de la Patria y católico practicante


         Los argentinos tenemos el orgullo de poseer un Padre de la Patria de religión católica, pero no solo, pues también era un devoto y piadoso practicante de la misma.
Muchos afirman que nuestro Padre de la Patria pertenecía a la secta de la Masonería, enemiga acérrima de la Iglesia Católica; sin embargo, existen abundantes pruebas y datos históricos que prueban lo contrario, esto es, que San Martín no solo no fue masón, sino que fue un católico ferviente, devoto y practicante. Una de sus declaraciones en favor de la Iglesia es la siguiente: “La religión católica, apostólica, romana es la religión del Estado. El gobierno reconoce como uno de sus primeros deberes el mantenerla y conservarla por todos los medios que estén al alcance de la prudencia humana. Cualquiera que ataque en público o en privado sus dogmas y principios, será castigado con severidad a proporción del escándalo que hubiere dado”. Proclamar que la religión católica es “religión del Estado” y que entre los principales deberes de este Estado se encuentra el “conservarla”, es una declaración que jamás haría un masón. Como tampoco lo que sigue: “Cualquiera que ataque en público o en privado sus dogmas y principios, será castigado con severidad a proporción del escándalo que hubiere dado”. La masonería tiene, entre sus fines declarados, la abolición de la religión, pero como bien sabe que la única religión verdadera es la católica, en realidad lo que persigue esta secta, con todas sus fuerzas, es la abolición de la religión católica, para lo cual se sirve de múltiples métodos, uno de los cuales es, por ejemplo, el de promocionar a las religiones falsas y a todo tipo de sectas, empezando por las ocultistas (es el caso, por ejemplo, de países comunistas como Cuba, en donde la santería o vudú es promovida desde la jerarquía de gobierno, como forma de contrarrestar la influencia de la Iglesia Católica).
Otra prueba que da cuenta de su catolicismo, es el haber encomendado a la Virgen del Carmen no solo el Cruce de los Andes –una de las mayores gestas militares de la historia-, sino también el haberla nombrado “Generala del Ejército Argentino”, de modo similar a como lo hiciera el General Belgrano con Nuestra Señora de la Merced, entregándole en ceremonia solemne del Bastón de Mando propio de quien ostenta este cargo. Además, el General San Martín –como así también Belgrano- procuraban que las tropas del Ejército Argentino tuvieran siempre acceso a la Santa Misa, para lo cual proveían de capellanes que celebraban el Santo Sacrificio del Altar, antes y después de las batallas. Como muestra también de su devoción mariana, profunda, filial y sincera, el General San Martín ordenaba que a los soldados se les impusiera el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, de manera que, si morían en batalla, tuvieran el cielo asegurado, luego de haber dado sus vidas por Dios y por la Patria.
Pocos países tienen la fortuna de poseer un Padre de la Patria católico, practicante y devoto de la Virgen. ¿Por qué la fortuna? Porque significa que en sus empresas y gestas, quien estuvo detrás suyo o, mejor, obrando a través suyo la Gesta emancipadora y quien forjó la nobleza de su alma y corazón, fue nada menos que la Madre de Dios. Como argentinos, no solo debemos dar gracias a Dios Nuestro Señor por habernos concedido un Padre de la Patria de la talla del General Don José de San Martín, sino que tenemos el deber moral –aunque estemos lejos de lograrlo- de imitarlo en sus virtudes, la principal de todas, su devoción mariana. Y esto significará que será la Madre de Dios la que guiará nuestros pasos como Nación, así como guió los pasos del Padre de la Patria.

         

martes, 8 de agosto de 2017

La Patria en grave peligro


La Verdad Tehuelche y la Gran Mentira Mapuche

Ante hechos gravísimos de público conocimiento que atentan contra la integridad de la Patria[1], no podemos permanecer callados, contemplando cómo los agresores y enemigos internos y externos de la Patria, disfrazados como grupos terroristas –RAM, Resistencia Ancestral Mapuche y CAM, Coordinadora Arauco Malleco-, pretenden inicuamente apoderarse del suelo nacional.
Nos encontramos en un momento sumamente delicado y peligroso de nuestra historia nacional, en el que los enemigos de la Patria, tanto internos como externos, intentan, por medio de la violencia armada, destruir a nuestra Patria en su identidad espiritual y moral, en su unidad nacional y en su integridad territorial.


Nos referimos, en este caso concreto, al grupo terrorista de pretendido origen mapuche –etnia indígena de origen chileno[2] que eliminó de modo sangriento a los verdaderos habitantes del sur de la Nación, los tehuelches[3]- auto-denominado RAM-CAM, cuyos mentores ideológicos se encuentran en Inglaterra, desgraciado país que construyó su imperio por medio del robo y el latrocinio a lo largo y ancho del mundo, incluidas nuestras Islas Malvinas.
Frente a los falsos reclamos territoriales de esta etnia indígena de origen chileno, debemos sacar a relucir la verdad histórica, único baluarte para los hombres de bien y principal defensa contra los agresores a la Patria.
La verdad histórica es que los Araucanos, como su nombre lo indica, son originarios de Arauco, región perteneciente a Chile; se hacen llamar “Mapuches” y llegaron a nuestro país catorce años después de la Declaración de la Independencia. En otras palabras, son chilenos de origen y llegaron a nuestra Patria cuando la Nación Argentina ya se había pronunciado como Nación independiente y soberano. Desde el inicio, los araucanos-mapuches, son ocupantes ilegítimos –invasores- de un territorio que no les pertenece. El primer grupo de invasores los constituyeron aproximadamente unos 100 indígenas capitaneados por Yanquetruz. Se afincaron en Neuquén y desde allí se fueron extendiendo hacia el sur y el norte.
A su condición de ilegítimos ocupantes de nuestro terreno patrio, le añadieron la condición de genocidas, pues está probado por la historia que los Araucanos aniquilaron a los Güenenaken, también llamados genéricamente “Tehuelches”, que eran los auténticos “aborígenes originarios” de la Patagonia norte argentina. Como es obvio, y tal como lo enseña la Historia, los Araucanos-Mapuches no son un “pueblo originario”, sino invasores e ilegítimos ocupantes de una tierra que no es la suya, además de ser genocidas. Aún más, se arrogan derechos inexistentes, como el de ser los “dueños ancestrales” (sic) de un extenso territorio ubicado en las Patagonias argentina y chilena. En su sitio en la red, dicen literalmente así, con manifiesta falsedad ideológica: “La Nación Mapuche está ubicada en el sur de los territorios que hoy ocupan los Estados de Chile y Argentina –afirma la MIL–. Hace un poco más de 130 años su territorio ancestral, y el de otros pueblos originarios aliados, se extendía desde el sur del río Bío-Bío (Chile) hasta el extremo austral del continente, y en Argentina desde los ríos Colorado y Salado hasta el estrecho de Magallanes (abarcando también) las islas Malvinas y la Antártida”[4].
El pretendido territorio araucano-mapuche, falsamente reclamado por esta etnia invasora y genocida, fue definitivamente incorporado al Territorio Nacional Argentino a través del Ejército Nacional, por medio de la Campaña del Desierto, al mando del General Roca, en su condición de Comandante en Jefe del Ejército Nacional y por encargo explícito del Sr. Presidente de la Nación Argentina en ese entonces, el Dr. Avellaneda, en 1879. Esta campaña estaba destinada a afianzar la integración, de hecho, a la geografía argentina, prácticamente la mitad de los territorios históricamente nuestros, y que estaban bajo el poder tiránico del malón Araucano, cuyos frutos más notables eran el robo de ganado, de mujeres y la provocación de incendios –tal como lo continúan haciendo en nuestros días los grupos terroristas araucano-mapuches RAM y CAM-.
En definitiva, la Campaña del Desierto, organizada por un país soberano y una Nación independiente, como la Argentina, terminó con la usurpación, el saqueo y la violencia del malón Araucano, por medio del Ejército Argentino. Lo que hizo nuestro país fue defender nuestra soberanía nacional sobre la Patagonia Argentina que los caciques chilenos ilegítimamente usurpaban. La expedición de Roca no fue una “campaña contra el indio”, sino el legítimo uso de la fuerza, por parte de un país soberano, utilizada para afianzar un territorio que era y es propio.
Los Araucanos-mapuches, además de ser invasores y genocidas, eran provistos de armas por el mismo país que nos robó las Islas Malvinas, Inglaterra, quien les proveía de fusiles Remington y carabinas Rolling Block, modelo 1866, de 11mm. El mecanismo era el siguiente: los araucanos los traían de su país, de Chile, a donde se los vendían los ingleses a cambio del ganado argentino robado en los malones. Prueba de ello, es que la columna del Ejército Nacional comandada por el General Villegas tenía como objetivo clausurar y controlar los pasos andinos por donde les llegaban a los araucanos los Rémington y el abastecimiento de municiones. Siendo los araucanos tradicionalmente muy guerreros –en el 1250 subieron hasta el norte y destruyeron el Imperio de Tiahuanaco-, al mando de Cafulcurá, ganaron las primeras batallas contra el Ejército Nacional, aunque finalmente nuestro glorioso Ejército Argentino triunfó sobre los invasores, emprendiendo la Reconquista y recuperando para la Patria esas tierras usurpadas.
Como se puede ver, sólo hay falsedad ideológica detrás de los supuestos “reclamos ancestrales”, provenientes de invasores, usurpadores y genocidas, a lo cual se le suma el hecho de haber sido pergeñado, este gravísimo atentado contra la Patria, en las oficinas del Foreign Office. En otras palabras, el uso del término “Mapuche” y las falsas reivindicaciones territoriales no son otra cosa que maniobras elaboradas en Inglaterra, con el objetivo manifiesto de desintegrar nuestro territorio nacional. Los denominados “Mapuches”[5] son sólo “originarios” –en el sentido de que allí se originaron- de Inglaterra y sus reclamos son nulos y carentes de toda legitimidad y rigor histórico.
Con respecto a la historia, no hay mención de estos invasores, como integrantes de la Nación Argentina, en la Historia Oficial de las Provincias, ni en los Museos de Historia de Neuquén, de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Mendoza, ni tampoco San Juan. No los mencionan ni Rosas ni Roca en la Campaña al Desierto, como así tampoco los historiadores, ni la famosa expedición a los Indios Ranqueles.
A partir de nuestra Independencia Nacional, los que nacemos en suelo argentino somos ARGENTINOS, es decir, pertenecemos a una Nación, la Nación Argentina, por lo que no caben falsas reivindicaciones indigenistas ni de pueblos originarios inexistentes. Desde comienzos del siglo XVI está presente la sangre hispana en todo el suelo argentino y los pueblos originarios de la Patagonia anteriores a esa fecha fueron las etnias TEHUELCHES, conformadas por distintos pueblos o “tribus” como los Ranqueles, los Puelches, Güenenaken, Pampas, Pehuenches, Aónikenk, etc.
El invento “mapuche” se origina en el siglo XIX, en las logias masónicas inglesas, que nunca dejaron de apetecer, como piratas que son, nuestro territorio nacional. Quien nace en suelo argentino, es ARGENTINO, y no tiene ningún derecho a reivindicar supuestos e inexistentes “reclamos ancestrales”, so pena de colaborar con la maniobra inglesa que inventó a los mapuches y su falso reclamo para desmembrar a la Patria Argentina, haciéndose además acreedor del despreciable título de “traidor a la Patria”.  
Los mapuches ocultan su verdadero origen araucano –natural de Arauco, Chile-, y ocultan además su condición de usurpadores y genocidas de los únicos y verdaderos originarios argentinos, los TEHUELCHES, a cuya etnia pertenecía uno de nuestros santos argentinos, Ceferino Namuncurá.
La Patria está en peligro, y en las personas de los próceres como San Martín, el General Belgrano, Rosas, y muchos otros más, llama a sus hijos a defenderla. Jamás permitiremos que nuestra Bandera Nacional sea cambiada por un trapo multicolor, que lo único que pretende es destruir nuestra espiritualidad católica, nuestra identidad nacional argentina y nuestro territorio patrio.



Argentina nació bajo la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo -los Congresales del 9 de Julio de 1816 firmaron el Acta de la Independencia al pie del Cristo de los Congresales- y su Bandera Nacional es el Manto celeste y blanco de la Inmaculada Concepción de Luján -el General Belgrano tomó para nuestra Enseña Nacional los colores de la Virgen de Luján, para así homenajear a la Virgen-, y así ha de permanecer, si Dios Nuestro Señor nos concede la fuerza y la sabiduría necesarias para derrotar a los enemigos internos y externos de Nuestra Patria Argentina. Que nos asistan en esta trascendental lucha el Dueño de nuestra Patria, el Hombre-Dios Jesucristo; la Patrona de nuestra Nación, la Inmaculada Virgen de Luján, y el Ángel Custodio de Argentina.

¡Viva la Patria!
¡Viva Cristo Rey, Dueño y Señor de la Patria Argentina!
¡Viva la Inmaculada Concepción, Patrona de la Patria Argentina!




[2] Cfr. Diccionario de Enciclopedia Salvat, Barcelona 1972, voz “Mapuche”: Adj.- Natural de Arauco - Perteneciente a esta Provincia de Chile.
[3] Tehuelche: Adj. y sust. - Dícese de un individuo de un pueblo amerindio cazador, que, con otros grupos, integró la llamada “Cultura de las Pampas” en Argentina y Uruguay. Exterminados en gran parte por los araucanos, quedan reducidos núcleos en Tierra del Fuego.

[5] En nuestro país, la comunidad Araucana que se hace llamar Mapuche aún no ha desarrollado acciones radicalizadas y violentas para hacerse de la posesión de tierras, pero en Chile -donde la población de etnia araucana es muy numerosa- ya han comenzado, a través de la vinculación con las F.A.R.C.