Nuestra Señora de Malvinas

lunes, 18 de agosto de 2014

San Martín, Padre de la Patria católico


         Pocas naciones de la tierra pueden ostentar el hecho de que sus próceres que le dieron origen, sean católicos, como sí lo puede hacer la Nación Argentina, porque San Martín, el Padre de la Patria Argentina, fue católico y católico practicante, y no masón ni integrante de la masonería, tal como muchos pretenden erróneamente atribuírselo. La polémica no es indiferente, porque el masón pertenece a una sociedad secreta prohibida por la Iglesia Católica y por lo tanto, estaría excomulgado ipso facto, mientras que si no es masón, continuaría perteneciendo a la Iglesia, hasta que se demuestre lo contrario.
Existen abundantes pruebas, tomadas tanto desde las mismas filas de la masonería, como de la misma conducta pública de San Martín, que hacen imposible el hecho de que San Martín pertenezca a la masonería, al tiempo que hacen creíble el hecho de que su catolicismo haya sido un catolicismo sincero y veraz y no un catolicismo farisaico o de mera apariencia. Autores de gran valía intelectual, como por ejemplo, el historiador mendocino Enrique Díaz Araujo, sostienen que son los mismos masones quienes niegan que San Martín haya pertenecido alguna vez a la masonería, al tiempo que destacan la conducta de San Martín en el Ejército de los Andes, como el hecho de que mandara a rezar el Santo Rosario y a celebrar la Santa Misa, ambas cosas que no haría nunca un masón que se precie como tal, puesto que significan, el uno, honrar a la Virgen –el Rosario- y la otra, adorar a Dios Uno y Trino –la Santa Misa-, todo lo cual es lo que busca silenciar un masón, debido a sus principios laicistas. En otras palabras, San Martín no podría mandar a hacer públicamente lo que como masón estaría obligado a acallar, ya que se estaría contradiciendo a sí mismo y a sus mandantes de la logia masónica. San Martín, además, impone severas penas en el Ejército de los Andes, a todo aquel que “blasfeme el nombre de Dios”, lo cual también es contradictorio con su supuesta condición masónica. Dice así Díaz Araujo: “Al reglamento del ejército de los Andes en el Plumerillo, le pone una cláusula donde dice que el que blasfeme del nombre de Dios o de su amada Madre, la primera vez se le aplicarán treinta azotes en público, y la segunda vez, se le atravesará la lengua con un fierro caliente, y la tercera, será ejecutado directamente. Esas eran las sanciones que preveía el reglamento militar para el Plumerillo”. Con respecto a la forma de gobierno, continúa Díaz Araujo: “Cuando le pregunta Godoy Cruz qué sistema de gobierno había que adoptar en Tucumán le dice “Cualquiera”; no importaba mucho, pero “Cualquiera que no atente contra nuestra Santa Religión”, que eso es lo que importa.”. Es decir, la conducta pública de San Martín reflejaba una clara defensa de la religión católica, lo cual contrasta con los principios laicistas, liberales y agnósticos de la masonería, que pretende, por todos los medios, quitar la religión católica de la vida pública y, por supuesto, también de la vida privada y de las conciencias de los hombres. Además, hay que recordar que San Martín, al igual que Belgrano, tuvo gestos de devoción marianos de indudable inspiración divina –todo acto de devoción a la Virgen es una gracia de Dios-: Belgrano creó la Bandera Nacional tomando los colores del manto de la Inmaculada Concepción y le donó el bastón de mando a la Virgen de la Merced luego de la Batalla de Tucumán del 24 de Septiembre de 1812, además de hacer rezar la Santa Misa y el Rosario a la tropa y de hacerles imponer el Escapulario de la Virgen del Carmen antes de cada batalla, mientras que San Martín tuvo gestos de devoción marianos idénticos: les hacía rezar el Rosario, les facilitaba la celebración de la Santa Misa con capellanes militares, les hacía imponer el Escapulario del Carmen y, al igual que el General Belgrano, le entregó el bastón de mando a la Virgen, proclamándola Generala del Ejército de los Andes, todo lo cual, no haría un masón, ni en sus peores pesadillas.
La historia misma, y los hechos, verídicos, por lo tanto, se encargan de dar por tierra con las falsificaciones liberales de la historia, para dar paso a la verdad: San Martín, el Padre de la Patria Argentina –al igual que Belgrano, el creador de la Bandera Nacional-, fue católico y no masón, lo cual quiere decir que adoró a Jesucristo, el Hombre-Dios, fue un fiel devoto de la Virgen y que por lo tanto, en su empresa más trascendental, la de ser el Padre de la Patria, encomendada a él por la Divina Providencia, no fue guiado por la siniestra conjura de hombres sin Dios, sino por la luz de la cruz de Jesús; quiere decir, además, que San Martín se dejó llevar -como un niño tomado de la mano de su madre- por la Madre de Dios, a lo largo de toda su vida, pero no solo para cumplir la gesta que lo convertiría en el héroe más grande de Argentina y de América, el Paso de los Andes, sino ante todo, quiere decir que San Martín se dejaría guiar por la Madre de Dios para cumplir la gesta que lo convertiría en algo infinitamente más grande que ser un héroe y es el hecho de ser santo, porque con toda seguridad, San Martín, guiado por la luz de la cruz de Jesús y tomado de la mano de la Madre de Dios, cruzó más allá de la cima de los Andes y llegó más alto que las estrellas: llegó al Reino de los cielos, a la morada del Rey eterno, Jesucristo.
Es por esto que pocas naciones de la tierra tienen el honor de poseer un Padre de la Patria que es, a la vez, héroe y santo, como el General Don José de San Martín. Tener un Padre de la Patria que es héroe y santo es de fundamental importancia para una nación, porque en cierta manera, una nación queda sellada en su origen y así sus integrantes están llamados a imitar al arquetipo. Por gracia de Dios, en el origen de nuestro arquetipo, están la Santa Cruz de Nuestro Señor Jesucristo y el manto celeste y blanco de la Inmaculada Concepción de María Santísima, porque Jesús y María fueron quienes iluminaron y guiaron al Padre de la Patria, Don José de San Martín, en el Cruce de los Andes y en el Paso a la Patria Eterna, la Jerusalén celestial, hacia la cual todos nos dirigimos. Tener un Padre de la Patria héroe y santo es un orgullo para todos los argentinos, pero también significa un compromiso, porque significa que estamos llamados a imitarlo en sus virtudes naturales y sobrenaturales, en su amor a la Patria, en su amor a la cruz y en su amor a la Virgen. En esto radica la importancia de saber por qué San Martín nunca fue masón y sí fue, en cambio, un católico practicante, un hijo fiel y devoto de la Santa Iglesia Católica.


12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo con la primera parte de la narración porque se creía que el general San Martin tenia relación con algunas de las logias de la masonería, aunque no se declaro jamas como masón. Pero de igual forma lo considero como un prócer para la Nación Argentina. Manuela S

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Sarmiento Forever!! jaj . Dedicado al padre Alvaro Mix jaj. Manuela S.

    ResponderEliminar
  4. Respuesta a la Señorita Manuela S (a) ER: "La propaganda masónico-liberal-laicista, que presenta a San Martín como el "Gran Iniciado" de las masonerías nacional e internacional, es una maniobra de los "enmandilados hermanos tripuntes", cuyo premeditado propósito es el de atraer a los partidos liberales y laicistas a los ciudadanos sanmartinianos, despojando así al Padre de la Patria de la aureola de auténtica religiosidad que lo muestra a las jóvenes generaciones como el modelo de argentino católico, apostólico, romano y devoto de la Virgen María" (Cfr. Aníbal Rottjer, La Masonería en la Argentina y en el mundo, Editorial Nuevo Orden, Buenos Aires 1983, 397ss). Con respecto a Sarmiento, por el contrario, no necesitan hacer ninguna propaganda, porque su filiación a la Masonería está muy bien documentada... Señorita Manuela S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja que gracioso padre -.-. No coincido con usted acerca de su respuesta, ya que en las fuentes que consulte (www.wikipedia) me dicen lo contrario, porque muchos historiadores presentan distintas hipótesis, en las cuales algunos afirman que era masón y en otras se REAFIRMA que tenia vínculos con la masonería, y los indicios nos confirman encuentros de San Martin con Carlos de Alvear y Jose Zapiola (masones) que contienen en si una amistad cercana. Por eso, se duda en la actualidad si verdaderamente el general era masón oficial, no obstante a todo esto, si se ASIENTE que poseía una relación con esa secta demostrado en su apoyo a la organización política masònica, pese a esto, no se niega su creencia en la religión católica. Con esto concluyo mi argumento con el debido respeto hacia fundamento de usted.
      PD: le agradezco sus cumplidos abreviàndolos como ER que por supuesto significan educación y respeto.
      Espero con ansias su respuesta. Manuela S (dedicado al padre Àlvaro S)

      Eliminar
    2. Muy estimada Señorita Manuela S (a) ER. Manifiesto un gran aprecio por su esfuerzo de investigación, a la par que la felicito por su tesón en defender sus ideas –a las cuales, confieso, no logro aún encauzar, aunque ya lo lograré-. Sin embargo, debo señalarle, para pesar suyo, que el artículo citado por Ud., se descalifica a sí mismo como falto de todo rigor científico, pues al inicio advierte así al desprevenido lector: “Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas” (cfr. http://es.wikipedia.org/wiki/Logia_Lautaro). En otras palabras, Señorita Manuela S., el mismo artículo nos advierte, desde el comienzo, que TODO lo que dice –entre otras cosas, que San Martín era masón- carece de pruebas científicas e históricas. Y de ahí, a decir que todo el artículo fue inventado, hay un solo paso… Aprovecho para felicitar al BRILLANTE lector C.C.E.A. (Claro como el Agua) de las 14:21, que se ve tiene las ideas muy claras (a diferencia de otras personas, no sé si me explico. Já).

      Eliminar
  5. Hay Dios lo que hay que hacer para convencer a la E.R San Martín CREEN y digo CREEN que el era masón por que, por que quieren MANCHAR su nombre y ademas el hacia que los ejércitos rezaran a la Virgen(XQ el era devoto de la Virgen)y tuvieran misas,a diferencias de otros(Sarmiento)si eran masones por que:
    1_Sarmiento aparece en el registro masón que era un masón de Grado 33º(San Martín No)
    2_El trago la escuela laica "la escuela normal"normal en que sentido.Por que en ese entonces no existía otra escuela mas que la católica y el trajo la "normal"(normal por que no existía o no enseñaban lo de Dios o sea para ellos lo sobre natural).Pintándolo como si en realidad quisiera la buena educación.Si el real mente quisiera la buena educación hubiera traído educación cristiana de la mejor que hubiera.
    Ademas si el dijo que el no iba a meter su religión en su tiempo de gobernación por que entonces trato de sacar la cristiana(imponiendo las escuelas Laicas o Normales como la quieran llamar).
    Y con eso termino mi opinion(pura VERDAD)saludos Padre Alvaro de C.C.E.A(Claro como el Agua). :D ;D cha chau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye Juax este el momento donde debes apoyarme, entiendes esta es la oportunidad de contraatacar contra el padre y demostrarle que los S, es decir los buenos ganan. Desde ya espero con ansias nuestro pacto para poder vencer a las fuerzas del PAM( Padre Alvaro Mix). Pues ya sabes lo que dicen "Si no puedes con ellos,uneteles" Manuela S

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. 1_NO y NUNCA SERÉ UN s Si con minúscula ni siquiera se merece la mayúscula
    2_Manola tu dijiste "Pues ya saben lo que dicen"Si no puedes contra ellos une teles"
    Que esperas.Te esperamos con los brazos abiertos y espero tu CONVERSIÓN de s a SM (San Martín).Escritor CCEA SM SAludos ja jaj aj ja jaj aj ja ja jaj

    ResponderEliminar
  8. Primero quería decir al señor padre Alvaro que los artículos citados no significan que no tengan valor . La pagina ( www. wikipedia) es unas de las paginas mas importantes mundialmente por su contenido acertado. Pero reitero que no se SABE si es que San Martín pertenecía a aquella secta privada pero si se advertía de vínculos de amistad con miembros oficiales masonicos y eso NO ME LO PUEDE NEGAR ya que según registros de la masonería Argentina, con respecto a la logia Lautaro, San Martin es uno de los miembros notorios, aunque ante ello dejo la duda de que pueda ser cierto o no.
    Para terminar por ahora no pienso cambiar mi opinión y mi punto vista por las distintas fuentes que me informe , en las cuales estoy apoyada y invito a mi querido hermano (Juax) para que recapacite mi oferta ya que jamas me uniré a su conspiración contra los S.
    Desde ya agradezco los debates que me inspiran a seguir manteniendo con mas fuerza mi teoría del gral Jose de San Martín. Dedicado a PAM (a). Firma: Manuela S

    ResponderEliminar